Urano en la Casa IV

Urano en la Casa IV es una combinación astrológica que, a primera vista, parece un poco contradictoria.

Urano es el heraldo de la innovación y el cambio, mientras que la Casa IV es el ámbito de la tradición, la estabilidad y el mantenimiento. Sin embargo, las cosas nunca son tan sencillas como parecen por fuera.

Las cartas astrológicas, con todos sus coloridos y singulares patrones, revelan información preciosa que difícilmente notaríamos por nuestra cuenta.

Las casas astrológicas representan áreas específicas de nuestra vida, mientras que los planetas dentro de las casas afectan a nuestras experiencias relacionadas con los conceptos que constituyen nuestra vida. Los planetas tienen sus propias energías y significados. Junto con las casas, forman un patrón único del destino de un nativo.

Tener una visión de tus casas astrológicas es muy útil. Te ayuda a reconocer tus potenciales y a comprender mejor de dónde vienes y hacia dónde te diriges posiblemente.

La Cuarta Casa en Astrología

La cuarta casa astrológica es el campo del nacimiento, la familia, la herencia ancestral y la influencia de los padres sobre la vida del nativo.

La Cuarta Casa es el campo en el que buscamos la protección, la seguridad y el confort, el campo del hogar familiar acogedor y la sensación de seguridad que encontramos dentro de la familia. Este campo está asociado a los conceptos de estabilidad, tradición, ancestros, historia y valores patrióticos.

El cuarto campo configura la actitud de uno hacia todo lo mencionado. Nuestra percepción de los valores familiares dependerá de nuestra situación en la Casa IV. Este campo tiene que hablar de las cosas ocultas y secretas, que pueden ser materiales y abstractas.

La idea de un tesoro oculto está asociada a la Cuarta Casa. No tiene por qué ser algo tangible.

A menudo pasamos por alto cualidades positivas y preciosas porque el portador parece poco visible. Como dijo J.R.R. Tolkien en uno de sus poemas del Señor de los Anillos, «todo lo que es oro no brilla». A través de la Cuarta Casa, podemos descubrir tesoros apenas visibles en la superficie.

La Cuarta Casa es la casa relacionada con nuestros orígenes, raíces, todo lo que hemos heredado, incluyendo todo tipo de propiedades, bienes, inmuebles. Nuestros antecedentes se cuentan a través de este campo.

El cuarto campo tiene mucho que ver con los valores tradicionales y nuestra actitud hacia ellos. Podríamos decir que el concepto de «hogar y casa» es muy descriptivo cuando se trata de esta casa astrológica. Esta casa le dice al nativo de dónde viene.

Este campo está relacionado con las formas en que el nativo preservaría y continuaría la tradición familiar y cómo percibe el concepto de familia en general.

La cuarta casa representa las bases de tus comienzos, las piedras angulares con las que empiezas y construyes tu propio camino vital.

La cuarta casa también representa los últimos años de la vida, los años finales. Es la casa de los finales y de todo lo que has logrado.

Urano en la mitología

Urano era una deidad celeste primordial y el padre de los titanes, en la mitología griega. Según los mitos, era el hijo de Gea, la Tierra, y también su esposo. En la cosmogonía griega, Gea era el elemento esencial, el primero en surgir del Caos, un principio femenino de toda la creación. Gea era el principio que todo lo crea y todo lo alimenta.

Todo lo demás era consecuencia de su actividad. Gaia dio a luz a Urano, sin principio masculino; ella creó esta deidad del cielo. Además de Urano, Gea dio a luz a Ourea, las grandes montañas y a Ponto, el mar.

Sin embargo, sólo Urano abarcaba el mundo entero, por lo que Gea se ha fundido con él y ha dado a luz a los titanes, masculinos y femeninos.

Los hijos de Urano y Gea fueron Oceanus, Coeus, Cronus, Iapetus, Hyperion, Crius, Tethys, Theia, Phoebe, Rhea y Themis , Cíclopes de un solo ojo y gigantes con cien manos, hecatoncheires.

Su descendencia fue un lote bastante colorido, intimidante y poderoso. Urano odiaba a sus hijos y no le permitía salir a conocer la luz del día.

Los escondía en el vientre de Gea, mientras que ella los sentía como una carga y esta carga la hacía idear todo tipo de astucias. Creó una gran hoz y llamó a sus hijos; quería que castigaran a su padre Urano por sus actos.

Todos los titanes se mostraron reacios a aceptar esta peligrosa tarea; todos menos Cronos (lo conocemos como Saturno en la mitología romana). Cronos prometió a su madre que haría lo que ella quisiera.

Cuando Urano se acercó a Gea para hacer el amor con ella, Cronos le esperó en las sombras. Agarró a su padre por los genitales y, con la hoz que le dio su madre, castró a Urano.

De las gotas de sangre de Urano nacieron los Erinyes, gigantes, y las Meliae, una clase de ninfas. Su corte de partes fue a parar al mar y nuestra de la espuma que las rodeaba, nació Afrodita, la diosa del amor y la belleza.

Después de este acto, Urano no volvió a encontrarse con Gea; la tierra y el cielo se separaron. En cambio, la Tierra se fusionó con el Mar y esta nueva unión dio lugar a una nueva descendencia, las cinco deidades marinas. El mito de Urano está asociado a los inicios del mundo.

En la mitología romana, se le identificaba con Coelus, el dios del cielo, hijo de Aether, la diosa de la luz eterna. En esta versión, era el padre de Vulcano, Mercurio, Saturno y Venus.

Urano en la Astrología – Planetas en las Casas

La historia de Urano es interesante, pero veamos si había alguna similitud con el Urano astrológico.

Urano en astrología es un planeta que representa el comienzo, al igual que en el mito Urano fue uno de los primeros dioses primordiales o, más bien, una personificación del propio cielo. Urano es el primero de los llamados planetas trascendentales, uno de los «nuevos» planetas, descubierto mucho después de los planetas que se podían ver a simple vista.

Urano representa todo lo que ocurre aquí y ahora. Es el planeta del nuevo comienzo, del cambio revolucionario de los cambios repentinos y radicales. El símbolo de Urano es la cruz de la materia entre dos semicírculos, encima de un círculo.

Significa que el alma está conectada a la materia y que, a través del poder creativo de la mente, podríamos elevar nuestro espíritu a un nivel superior.

Urano es un heraldo del cambio y la innovación; todo lo nuevo, lo moderno e incluso lo futurista está asociado a este planeta trascendental. Urano simboliza las ideas geniales, la mente genial, la originalidad, la singularidad y todo lo que es poco común, ingenioso, excéntrico, que sobresale de la masa.

Aunque se dice que Urano, como planeta trascendental, distante y lento, no tiene una fuerte influencia sobre las vidas individuales, si hubiera aspectos fuertes, su efecto sería visible.

Los hijos de Urano, así llamados los dominados por este planeta revolucionario, son aquellos cuyas ideas dejarán definitivamente una huella en el mundo. Urano representa la destrucción de las viejas reglas establecidas y el establecimiento de nuevas reglas y un nuevo orden.

Los movimientos revolucionarios, las rebeliones, el activismo y todos esos grandes planes y cambios masivos están asociados al efecto de este planeta. Urano también tiene que ver con la psicología, el ocultismo y la metafísica.

El arcángel Uriel, que representa «la llama de Dios», está asociado a este planeta rebelde. La gente invoca su nombre cuando necesita un cambio. El ángel nos libera de nuestras ataduras mentales y emocionales y nos enseña el poder del magnetismo.

El efecto de Urano es similar; éste es el planeta de la mente liberada, de los cambios repentinos e inesperados y de todo lo nuevo, innovador e inventivo.

Urano en la Casa IV – Urano en la Casa IV

¿Qué obtenemos cuando este planeta rebelde se asienta dentro de la casa de la tradición? Bueno, en primer lugar tienen ciertos elementos en común. Ambos tienen que ver con los comienzos, aunque su naturaleza es muy diferente.

La Casa IV tiene que ver con la estabilidad y el mantenimiento, mientras que Urano tiene que ver con la revolución, la invención y la destrucción de lo viejo.

En ese sentido, parecen muy contrastados. Sin embargo, existe la posibilidad de que ambos ideales se fusionen y funcionen increíblemente bien.

Si los aspectos de Urano dentro del cuarto campo fueran positivos, la increíblemente poderosa energía innovadora y revolucionaria de Urano podría utilizarse para preservar y continuar los valores tradicionales de una manera fresca y nueva.

Siempre hay necesidad de cambio; sin cambios, no hay crecimiento ni progreso. Sin embargo, esto no significa que todo lo del pasado tenga que ser destruido, abandonado y olvidado; al contrario.

A través del poder de Urano, un nativo con tal combo astrológico, podría llegar a tener ideas brillantes que transformaran de alguna manera la tradición, pero no de forma que perdiera su valor genuino.

Pongamos un ejemplo plástico. Digamos que su familia tiene una larga tradición de hacer un tipo único de cerámica. No tienes que cambiar el proceso o la apariencia del producto, pero podrías promocionarlo de una manera nueva y moderna, podrías incorporarlo a un proyecto moderno o lo que sea.

Urano es un planeta ingenioso y podría funcionar muy bien en este campo, si los aspectos fueran favorables.

Dado que este es el campo vinculado a la familia, el hogar y la estabilidad, Urano en la Cuarta Casa puede inspirar al nativo a encontrar nuevas formas de proveer a la familia o de pasar tiempo de calidad con los seres queridos.

También podría haber algunas formas innovadoras bastante impresionantes en la decoración y organización del hogar. Los equipos y las decoraciones modernas podrían mejorar su experiencia en el hogar de una manera agradable.

Urano en la Casa 4 – Familia no convencional

Hay otra manera de ver este combo. Todo depende de los aspectos individuales y del conjunto de la carta natal del nativo.

Muchas personas con Urano en la Casa IV provienen de familias poco convencionales, crecen en un ambiente más cercano a una comuna hippie que a una familia tradicional. Muchos de ellos se mueven mucho durante su infancia, viajando por todo el mundo, sin una base familiar estable.

Están acostumbrados al movimiento y a un estilo de vida imprevisible, lo que les convierte en personas poco convencionales. Son increíblemente libres de espíritu y de mente abierta, muy amables e interesantes de tener cerca.

Su experiencia del mundo es única, amplia y llena de emoción y cambios. Ahora bien, este tipo de estilo de vida no es para todo el mundo.

Si el nativo lo encuentra inspirador y emocionante o caótico y problemático, depende de otros aspectos de la carta natal. Estos nativos son versátiles, muy flexibles y capaces de ajustar sus necesidades a todo tipo de condiciones y circunstancias.

Se les enseñó a ser flexibles, ya que suelen provenir de padres de mente muy liberal y abierta.

También se les enseñó a preocuparse por la gente, pero nunca a su costa. Esto hace que los nativos de la Cuarta Casa de Urano sean personas de gran corazón, tolerantes, con una fuerte integridad de sí mismos, compasivos y humanitarios.

Perciben a todas las personas del mundo como sus parientes. Sus amigos más cercanos son parte de su familia.

Patrocinado

Cargando…

Más artículos interesantes:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.