Qué es el varicocele, síntomas y cómo tratarlo

El varicocele es una dilatación de las venas de los testículos que provoca la acumulación de sangre, lo que conlleva la aparición de síntomas como dolor, pesadez y la aparición de hinchazón en el lugar. Suele ser más frecuente en el testículo izquierdo, pero puede aparecer en cualquiera de los dos lados, e incluso puede afectar a los dos testículos al mismo tiempo, y se conoce como varicocele bilateral.

Como el varicocele puede causar infertilidad, ya que la acumulación de sangre puede disminuir la producción y calidad de los espermatozoides, es importante consultar al urólogo para iniciar el tratamiento adecuado y evitar la aparición de este tipo de complicaciones.

El varicocele es curable a través de la cirugía, pero no en todos los casos se puede lograr la fertilidad, sobre todo si ya hay daños en las estructuras de los testículos. Conozca otras causas que pueden provocar infertilidad en los hombres.

Qué es el varicocele, síntomas y cómo tratarlo

Síntomas principales

Los síntomas más comunes del varicocele pueden ser:

  • Dolor en los testículos, que puede ir desde la molestia hasta el dolor intenso;
  • Dolor que mejora al acostarse sobre el estómago;
  • Hinchazón o presencia de un bulto en los testículos;
  • Sensación de pesadez en los testículos;
  • Infertilidad;

También hay casos en los que el varicocele no presenta ningún síntoma y, por tanto, sólo puede diagnosticarse en las visitas rutinarias al urólogo.

Vea otros problemas que pueden causar dolor en los testículos y qué hacer en cada caso.

Cómo confirmar el diagnóstico

El varicocele puede ser identificado por el médico a través de un examen de palpación testicular, que debe hacerse acostado y de pie, ya que en algunos casos el varicocele puede no sentirse en ciertas posiciones, por lo que la evaluación debe hacerse en más de una posición.

Cómo se hace el tratamiento

El tratamiento del varicocele suele recomendarse sólo cuando el hombre tiene síntomas. Así, si hay dolor o hinchazón exagerada, el urólogo puede indicar la ingesta de fármacos analgésicos, como la dipirona o el ibuprofeno, y el uso de ortesis testiculares.

Sin embargo, en los casos de infertilidad, dolor que no mejora o problemas con la función testicular, puede ser necesario someterse a una cirugía, llamada varicocelectomía, que permite eliminar el problema de forma definitiva.

Cómo se realiza la cirugía

Este tipo de cirugía puede realizarse de 3 formas diferentes:

  1. Cirugía abierta: es el tipo de cirugía más clásica en la que el médico realiza un corte en la zona de la ingle para observar el varicocele y hacer un «nudo» en la vena afectada, permitiendo que la sangre circule sólo por las venas normales;
  2. Laparoscopia: es similar a la cirugía abierta, pero en este caso el médico realiza pequeñas incisiones en el abdomen e introduce tubos finos a través de los cuales se repara el varicocele;
  3. Embolización percutánea: se trata de una técnica menos habitual en la que el médico introduce un tubo a través de una vena de la ingle hasta el lugar del varicocele, y luego libera un líquido que cierra la vena del varicocele agrandada.

Según el tipo de cirugía utilizada, el tiempo de recuperación puede variar, siendo la cirugía abierta la que más tarda, seguida de la laparoscopia y, por último, la embolización. Más información sobre la cirugía de varicocele.

En cualquier tipo de cirugía, es posible que surja un dolor leve, por lo que se debe llevar ropa interior cómoda y aplicar hielo sobre el lugar durante las primeras 24 horas, y se puede volver a las actividades normales después de unos 10 días o según indique el médico.

Posibles complicaciones

Cuando el testículo tiene un varicocele, es muy común que con el tiempo disminuya de tamaño y se ablande, perdiendo su función. Aunque no se conoce la causa concreta por la que esto ocurre, es posible que esté relacionado con el aumento de la presión en el lugar.

Además, si la acumulación de sangre en el varicocele hace que aumente la temperatura alrededor de los testículos también es posible que la calidad de los espermatozoides se vea afectada, incluso en el testículo que no está afectado, pudiendo provocar situaciones de infertilidad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.